Pobladores apuestan porque espacio deportivo se convierta en centro cultural y comunitario

Delegación Municipal y Casa de la Cultura de Las Compañías comparten e impulsan la iniciativa de los vecinos de calle México y Guatemala de recuperar un terreno que tienen una ubicación privilegiada y donde funcionaba el Club Universidad de Chile y en los ´80 se desarrollaba los “Baila Domingo”, pero que actualmente está totalmente abandonado.

A principio de la década de los ’80 las actividades de entretención en Las Compañías eran escazas. Se limitaba a las tradicionales ramadas paras las Fiestas Patrias, 21 de mayo, navidad y año nuevo. Es por ello que la realización del Baila Domingo organizado por el Club Universidad de Chile cada fin de semana de enero y febrero se terminó por transformar en una de las atracciones del verano.  El epicentro se vivía en la sede de la agrupación deportiva que se ubica en calle Guatemala con México.

Por el escenario pasaron artistas de la talla de Osvaldo Cuadros y Beatriz Alegret, además de los principales grupos regionales como Kraun, quien era la orquesta estable. De esa época, sólo recuerdos y un recinto que cada día se sume en el abandono, pero que los propios vecinos y la Municipalidad de La Serena a través de la Delegación Municipal y Casa de la Cultura pretenden recuperar.

Nicanor Cortés actualmente tiene 63 años y en los ’80 fue el animador del evento musical.  Cuatro décadas después aún recuerda la importancia en la que se transformó esta actividad para la población.  “Se nos ocurrió esta idea que se llevó a afecto para el verano y el  grupo de organizadores lo integraban socios del club Universidad de Chile que lo encabezaba Pedro Jorquera, Humberto  Cortés, Juan Cruz y  Víctor Pastén y yo era el animador”,  rememora.

La respuesta de la comunidad fue inmediata. “Hasta arriba del techo se juntaba público, se reunían como 800 personas en cada actividad.  Quedó en el recuerdo y la mente de la gente. Se hizo seis años seguidos y todavía en algunos lugares de Las Compañías se recuerda  por el nivel de artistas que se llevó.  Los fondos se reunían para arreglar la sede y que el deportivo tuviera más actividades”.

Cortés no oculta el sentimiento de frustración que le provoca el estado que actualmente se encuentra el inmueble, “toda persona que tuvo una etapa en el deportivo se siente triste por ver el abandono total en que está  la sede, a  pesar de que es una infraestructura que está muy bien ubicada, pero ahí está botada”, puntualiza.

Advierte que un camino sería transformarla en un centro cultural, “porque así la sede que fue siempre del Club Universidad de Chile estará bien cuidada y resguardada y se le dará un uso para toda la comunidad y se puede hacer un centro cultural porque es grande y es un lugar céntrico”.

Actualmente el inmueble está completamente deteriorado y abandonado

PROTAGONISTA EN LA PISTA

Elizabeth Jorquera vive en calle México a metros de la sede deportiva. Coincide que el Baila Domingo se había transformado en  la actividad ancla del verano y que cada año se esperaba con ansias. De hecho, confiesa que ella participó en las jornadas de baile  y de baby fútbol. “Mi mamá también integró la directiva y fue presidenta del club. Creo que ese espacio se debiera recuperar para efectuar actividades como antes, donde hay lindos recuerdos, además que éramos muy unidos. Un centro cultural sería bonito para lograr  rescatarlo y  que sea beneficioso para la juventud”, enfatiza.

Humberto Cortés fue presidente  del Club Deportivo Universidad de Chile entre 1983 y 1987 y vivió el apogeo  del club desde sus inicios. Tenía 21 años y  jugó en las infantiles y posteriormente en la división adulta. “La sede y la multicancha fueron nuestro centro  de recreación durante todos los días y la idea del Baila Domingo surgió en la presidencia de Pedro Jorquera (fallecido) y la continuamos nosotros. Era un espectáculo bien entretenido y familiar y en el verano no había mucho en qué entretenerse en el barrio. Por ejemplo, Víctor  Pastén estaba a cargo de la iluminación. Éramos jóvenes y teníamos todas las ganas de hacer cosas”.

Resalta que la iniciativa la sacaban adelante a pulso, luego que la cancha no estaba habilitada para desarrollar un espectáculo, “pero había  ingenio y dirigentes bien activos. Tuvo artistas nacionales como Beatriz Alegret cuando era joven.  Osvaldo Cuadros, un cantante de boleros brasileño”.

Explica que lograban este nivel de artistas aprovechando que llegaban a la zona a participar en la Exposición de Peñuelas. “Hablábamos con el representante de los artistas y nos ayudaban. El mejor momento   fue en 1985 y 1986 y llegaban más de 2000 personas al Baila Domingo y de todos los barrios”.

 El ex dirigente lamenta el estado en que se encuentra  actualmente el recinto. “Es un espacio que está perdido y se podría aprovechar de muchas formas, por último un gimnasio municipal o un centro recreacional, algo para los jóvenes y sacar del  barrio la droga.  Es  un lugar céntrico y amplio. Actualmente no tiene actividades como las que le proporcionábamos nosotros”.

Por temas laborales y dedicación a la familia emigró del sector en 1989 y  actualmente vive en la población Magisterio en Coquimbo.

ALIANZA ESTRATÉGICA

El delegado Municipal de Las Compañías, Pedro Valencia, valoró el interés y preocupación de los vecinos por retomar el movimiento y aporte de un sitio  que posee historia y reconoció que La Municipalidad de La Serena desde hace tiempo tiene la inquietud de recuperarlo. “Por las actividades que se hacían y a lo mejor transformarlo en un centro cultural”, puntualiza.

Es por ello que admitió que se debe trabajar en el tema de la propiedad, “entendemos que es del Serviu y que estaba entregado en comodato a un club deportivo (Universidad de Chile), pero que hace bastantes años no funciona. Hemos estado haciendo las averiguaciones para ver si en algún momento se puede recuperar el lugar donde está la sede, la cancha y un terreno más grande (corazón de manzana) que también puede ser utilizado. Es una buena posibilidad para presentar un proyecto y en el futuro tener un espacio cultural bien bonito”, subrayó.

 El encargado de la Casa de la Cultura de Las Compañías, Álvaro Valero coincide que representa un anhelo y un sueño, “contar con este espacio para un centro comunitario grande que pueda albergar a todas las agrupaciones y a la cantidad de gente que vive en Las Compañías. Hoy día está en un notable abandono  y es un foco de real peligro y es nuestro compromiso como gestión municipal recuperar estos espacios para que puedan ser utilizados de buena forma  para la comunidad”.

Igualmente concordó que actualmente el club no existe, “y nuestra intención es hacer todas las gestiones posibles y que nuestro alcalde (Roberto Jacob) pueda liderar la recuperación de este espacio  y  que sea para la comunidad y bien  utilizado”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *